lunes, 12 de mayo de 2014

15 de Febrero 2014. Que caprichoso es el mar.

Hacía mucho tiempo que tenía pendiente una captura en mi embarcación. Había sacado alguno pescando desde las piedras, pero no se dejaban ver muchas veces. 
Desde embarcación no había visto nunca ninguno y no será porqué no lo hubiéramos intentado.
Del que estoy hablando es de mero, ese gran desconocido para mi desde embarcación. 
El 15 de febrero cambió todo, pero no sólo no le vimos la cara a uno sino que por caprichos del destino fueron dos uno de Aaron y el otro mío.
Pescando en profundidades de 30 a 40 metros tuvimos un par de picadas con muy poco espacio de tiempo una de la otra, y éste fue el resultado.





4 comentarios:

  1. Felicidades por partida doble, con lo difíciles que son de ver y el mismo día claváis dos.
    Saludos
    Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alex!!!! estoy muy contento con ese día q además nos sirvió como experiencia los dias siguientes.

      Eliminar
  2. Felicidades por ese doblete de meros!!! Espero algún día tocar alguno, pero por aquí ya están extintos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Pasaor, por aquí aún queda alguno, jejeje, hemos tocao alguno más......

    ResponderEliminar