domingo, 11 de diciembre de 2011

7 Diciembre 2011 SERVIOLAS AL JIGGING

También decidimos dedicar la jornada exclusivamente a la pesca al jigging.
Después de rastrear unas cuantas piedras con la sonda, encontremos una de ellas con posible actividad. Soltemos los jigs pequeños hacia el fondo para poder ver de qué pescado se trataba.




Enseguida Iván tuvo una buena picada y al poco rato vimos de que se trataba de una serviola de buen tamaño.


Al ver de lo que se trataba, cambiemos a los equipos de jigging pesado y volvimos soltar los jigs, pero esta vez largos y pesados.
Al momento de menear un poco el jig en el fondo tuvimos otra picada, pero no tiraba tanto como la primera, salió una de menor tamaño.


Volvimos a pasar por la misma piedra y todavía había actividad en ella. Soltemos jigs para abajo, un par de tirones y PAMMM!! Golpe seco y carrete sacando hilo con la caña bien doblada. Otra serviola pero esta era muy grande.


Se termino la actividad en aquella piedra y tuvimos que buscar a donde se habían desplazado. Porque en algún que otro sitio tenían que estar comiendo.
Al cabo de un par de horas volvimos a dar con ellas, otra vez la sonda nos marcaba actividad en el fondo.
Esta vez doblete.



Volvimos a lanzar los jigs varias veces y no nos volvieron a picar.
Era el momento de hacer otro cambio de jig y pasar de uno de color natural a montar uno de un color más chillón y con la suerte de acertar con el jig tuve otra picada.
Inesperadamente, después de sacarla desaparecieron de aquella zona.
Nos desplacemos a otra zona donde en días anteriores tuvimos alguna picada fallida. Estaba bastante apartada de la zona donde estábamos.
Una vez allí empecemos a lanzar jigs por todos lados sin ningún resultado. Tirones cortos, largos, con pausas… y nada!
En el fondo nos marcaba actividad y no acertábamos con el movimiento.
Otro cambio de jig y con una nueva picada de inmediato. Era diferente no tiraba tanto como las otras serviolas. La sorpresa fue que se trataba de un buen bonito y lo sorprendente fue que pico con un jig de 30cm de largo y con un anzuelo inmenso.


Volvimos a intentarlo varias veces y al final Iván pudo volver a sacar otra preciosa serviola.
El resumen del día; 1 bonito y 7 serviolas con pesos entre 4kg y hasta 12,4kg.
Fue una jornada de aquellas que no se olvidan.

6 comentarios:

  1. molt bé nanos... ja començo a fer punta al llapis!

    n'he clavat algun d'aquets i sé què se sent al tenir-lo clavat al fons, però em falta treure'l de l'aigua per poder acabar el relat i posar els pèls de punta al lector.. amb la vostra ajuda segur que ho aconsegueixo!

    seguiu així, posant-nos les dents més llargues que els vostres jigs!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Raül, ha sido una de las mejores jornadas de final de año.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante jornada! Felicidades por el buen trabajo! A que fondo han saludo?
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Raül
    Como muy bien dice Iván una de las mejores jornadas, no por cantidad sino por calidad y tamaño de las capturas.

    Josep M.
    En fondos de 30 hasta los 60 metros, se movían según las corrientes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Chicos! Felicidades! no parais, muy bien.
    Nos vemos!

    Saludos
    Ot

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la info Jordi, no se si por la zona de Begur también habrá, será cuestión de dedicarles algun ratillo.
    Saludos y suerte para la siguiente jornada.

    ResponderEliminar